Noticias

María Cecilia Reyes: “…todo lo que concierne desde una mirada de género es contribución para nuevos caminos, para toma de conciencia”

Helena Ediciones conversa con la autora de «Para 50 mujeres. Palabras y Pinceles».

María Cecilia Reyes de la Maza, tiene 69 años, nació en la Región del Maule, específicamente en la ciudad de Linares, un 6 de agosto de 1951. Sus mayores amores, indudablemente, son sus dos hijos Carlos Alberto y José Antonio, su hija Cecilia Andrea y, sus cuatro nietos, Gabriela, Cristóbal, Josefa y Diego.

Profesora de Estado en Biología y Ciencias, estudió en la Universidad de Chile – Talca. Ha sido profesora de aula, directora, orientadora, formadora de colegios, en definitiva, una enamorada de la educación, como ella misma lo manifiesta.

Vivió en Linares hasta alrededor de los 22 años. El Golpe de Estado cambió todo radicalmente, sus padres tuvieron que mudarse de ciudad y, en medio de toda la vorágine, del miedo, las incongruencias y los abusos logró recibirse de profesora. Estudió paralelamente otra carrera: «Música, la cual, la autoridad militar me prohibió continuar», aclara.

“Me gusta cantar, estudiar, leer, bordar, escribir, cocinar, conversar, caminar. Disfruto mirando el mar y estar en medio de la naturaleza. Viví 6 años en Mozambique – África, trabajando en investigación y docencia en el área de la salud, una maravillosa experiencia de vida. También trabajé en la Isla Robinson Crusoe, contratada para la formación de la enseñanza media, siempre quedaré agradecida de la oportunidad de haber trabajado allí”, indicó.

Ha publicado tres libros, Conversemos de Pedagogía. Un testimonio para educar en desarrollo humano. Editorial Academia Española, 2011. PARA 50 MUJERES. Palabras y pinceles. Helena Ediciones – Talca, 2020. Momentos Ambientales en Santa Cecilia, Isla Robinson Crusoe (2004-2007),  Febrero 2021.

En su primera propuesta literaria, la autora, nos presenta un proyecto educativo realizado durante diez años con un equipo innovador que permitió trabajar en educación ambiental, inteligencias múltiples, educación emocional, protagonismo del alumno entre otras características. En su libro sobre la Isla Robinson Crusoe, nos comparte su experiencia durante los cuatro años vividos allí, donde reafirma que el ser humano es capaz de adaptarse y modificar toda rutina anterior para integrarse a una realidad nueva y determinante y, como en la isla todos son parte de un ecosistema que dicta normas de la convivencia diaria de todos y de cada uno en particular.

Hoy nos detendremos a profundizar su publicación Para 50 Mujeres, palabras y pinceles, donde nos comparte experiencias de quienes han formado parte de su historia de vida, expresado en pequeños relatos desde donde reafirma que todas tenemos en común capacidades y necesidades.

“Es una invitación a mostrarnos, a través del arte, un lenguaje al que todas podemos acceder, el alma se puede vestir de colores, formas, palabras, movimientos, abrir canales de comunicación y sentirnos parte de un todo. Las mujeres de mis historias son reales, ellas enriquecen nuestra convivencia haciéndonos reflexionar en que la colaboración, la solidaridad y la permanente búsqueda interior nos entregará respuestas para construir mejor la vida de todas, en la autenticidad y valentía de mostrarnos sin competir”, nos manifestó.

A continuación compartimos con ustedes una entrevista donde nos habla de su propuesta literaria, en profundidad.

¿Cómo surge Para 50 Mujeres Palabras y Pinceles?
Conversando con una amiga psicóloga, que es la autora del prólogo, sobre estas mujeres y las anécdotas de cada una, me sugirió  el  por qué no contar algo de ellas, que esto podría resultar interesante,  como experiencias de vida, donde además pensamos que  todas tenían algo en común. Las mujeres pensé siempre luchan, insisten, se renuevan, es difícil que decaigan…  Entonces un día hice una lista de las que pensé me gustaría hablar y empecé a escribir y ahí fui descubriendo que las mujeres podríamos contarnos la vida a través del arte en todas y cada una de sus manifestaciones. 

¿En qué lugar nacen estas historias?
Algunas forman parte de mi familia. Mamá. Abuela y tías, que llegaron de España. Otras, experiencias vividas en la Universidad, en Pelluhue lugar de veraneo familiar por muchos años, en mi desempeño profesional en Peñaflor, en la Isla Robinson Crusoe, en la cárcel de Talagante, en  Maputo Mozambique, en N´Guri, aldea comunal de Cabo Delgado Mozambique, en Humberstone, Santa Laura, Iquique. Amigas de una vida desde  Linares hasta la fecha. En Monterrey México, en España Alcalá de Henares, en Nueva York, Santiago mujeres que conocí solas que se paran cada día para seguir creando su diario vivir y disfrutando por estar vivas. Parece que cuando iba escuchando sus historias las iba  imprimiendo en mi cabeza y ahí estaban cuando las quise contar.

¿Qué significado tiene para ti los lugares donde habitan estas mujeres? ¿Por qué?
Los lugares mencionados forman parte de mi historia de vida. He podido estar ahí  conociendo el medio, escuchar sus importantes relatos, en conversaciones y/o como el caso desde lejos de Indira Ghandi,  Michelle Bachelet, Winnie Mandela, Miriam Mackeba y Violeta Parra; aprendí lecciones de vida de forma y de fondo. Mujeres de y para la humanidad.

¿Quiénes son estas 50 mujeres?
Familia, amigas, colegas, conocidas y algunas famosas que con su historia de vida fueron para mí excepcionales.

¿Por qué todos los relatos de este libro llevan por nombre inicial María?
Una introducción a la condición de MUJER. En mi formación, aprendí por mi madre que los seres humanos eran todos iguales, por esta razón valía la pena comprometerse con lo que uno sabía hacer para contribuir a un bien común. Desde esa perspectiva, para mí todas las Mujeres somos María. María es la elegida por Dios, la excelsa. María, de una forma simple, es capaz contar que hasta puede cambiar el mundo.

Se puede mejorar la calidad de vida, se puede aspirar a construir oportunidades más igualitarias. Si todas unimos nuestra creatividad podemos formar un potencial indestructible. Las María somos desde el comienzo, las mujeres que  fueron reconocidas por entregar la vida. La Gea, la Gran Madre, lo Femenino ha estado presente en todos los pueblos del mundo primitivo. Las mujeres ordenaban la familia, la comida, los hijos. Vagaron por el mundo buscando los recursos, de sur a norte del planeta reconociendo, aumentando el clan envejeciendo, dejando legados de fe y de fuerza. Las mujeres, fueron fieles a su condición, a su ADN.

Como dice mi hija en el epílogo, “… es a partir de estas historias que podemos reflexionar y darnos cuenta que la vida no en todos los casos se construye a través de esos logros que nos imponen. Todas las mujeres anónimas que aquí aparecen nos permiten ahondar sobre lo verdadero que significa el reconocimiento a partir de lo real, no de lo que se espera del presente, de la vida sin expectativas en lo cotidiano, para vivir al fin en un lugar donde más bien se ha sobrevivido por siglos.”

A esta propuesta le agregaste el pincel, el color ¿Por qué? ¿Cómo surge la idea de pintar cada relato?
El ser humano es una especie que posee múltiples inteligencias. Por naturaleza, además, tiene una mirada holística de la vida, aunque no tenga plena conciencia de ello. El arte de pintar y de tener la oportunidad  de que otra mujer a través de sus pinceles  haya podido contar las mismas historias me parece extraordinario. Cuando le conté a Marianela lo que me gustaría para acompañar el libro, me indicó voy a leer las historias, después dijo, que de todas maneras lo haría. Resulta mucho más atractivo —de alguna manera para involucrar los sentimientos y la razón en lo que se lee— poder asumirlo desde diversas miradas de arte.  Así lo sentí más completo.

¿Por qué Marianela? ¿Quién es ella para ti?
Marianela es mi cuñada, por lo tanto contactarla fue fácil, es mi vecina.  Ella pinta en un estilo que permite, a mi juicio, asumir la alta diversidad del texto. Es así que pintó de diversas formas, introdujo distintos objetos, construyó en madera, en arcilla, en fin una variedad de elementos en muestras  técnicas, que me pareció de tremenda armonía para completar las historias. Siento que hizo un lindo trabajo.

¿Qué significa para ti ser MUJER?
Ser MUJER,  es un compromiso difícil, en especial en un medio donde todavía se discute acerca de las mismas posibilidades profesionales entre un ingeniero y una ingeniera, por ejemplo. Entre una decisión con consecuencias importantes entregada por un jefe  o una jefa. Las MUJERES, independiente del medio y/o la época creo que se pueden definir como el valor en la incertidumbre de la vida, la fuerza en las debilidades propias de crecer, la voluntad de pararse siempre y empujar a los hijos, la tenacidad, la sabiduría, la verdad.

Eso somos las  mujeres, la esencia de la razón y la emoción,  la parte de la vida que transforma y forma, que apoya y calma, que contiene y anima…

El eje de las transformaciones humanas, la inspiración, la perfecta armonía de la vida.

 ¿Este libro ayuda al proceso feminista?
Si, este es un libro feminista. Escrito y pintado por mujeres, presentado y con epílogo hecho por mujeres de diversas edades y quehaceres. Habla de realidades de mujeres en diversos lugares del planeta y con diversas tareas de vida. Muestra verdades.

Creo que todo lo que nos concierne desde una mirada de género es contribución para nuevos caminos, para toma de conciencia, para modificar rumbos. 

¿Qué quieres transmitir a través de este libro?
Quiero que muchas personas lo lean, que se sorprendan, que pueda pensar la mujer que lo lea, en cómo lo haría  si decidiera contar de su vida. Quiero que se conozca la diversidad cotidiana en  realidades  tal vez, desconocidas y variadas. Quiero que las mujeres  se den cuenta que se puede hacer arte —modesto como este libro—,  con el diario vivir y eso alimenta el espíritu y aporta a la denuncia. Denuncia necesaria por  el  innumerable atropello a la condición de mujer.

¿Qué esperas del lector?
Que elija este libro para una discusión colectiva, una declaración, una conversación y, desde estas historias, saque conclusiones, analice, piense en lo que existe a través del mundo, con mujeres e idiosincrasias diversas, con realidades distintas, pero, con las mismas capacidades y necesidades. Que les ayude a conocer algunos caminos para acompañar y construir un mundo de oportunidades igualitarias, de respeto y de cooperación hacia las mujeres que acompañan su vida.

Fabiola Bernal Díaz
Editora
Helena Ediciones

¿Te gustó esto? ¡Compártelo!

0 comments on “María Cecilia Reyes: “…todo lo que concierne desde una mirada de género es contribución para nuevos caminos, para toma de conciencia”

Leave Comment