Noticias

Lilian Barraza Pizarro: “El cuento favorece la lectura en un mundo donde lo abreviado y rápido es una impronta»

Helena Ediciones edita el primer libro de la autora con corte feminista.

Lilian Barraza Pizarro, nació en Ovalle, Región de Coquimbo, pero desde la década de los ochenta su familia está radicada en Talca. Su enseñanza media la cursó en el Liceo Abate Molina de la capital maulina y, actualmente, es académica en el Programa de Formación Fundamental, Dirección de Género, de la Universidad de Talca.

«Marta Jara Hantke, una escritora que surge del trueno», es el primer libro de la autora en solitario. Un proyecto de investigación que contó con el financiamiento del Fondo Nacional de Fomento del Libro y la Lectura, 2016, del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

De la mano de Helena Ediciones concreta “Suspensiva”, su segundo libro, el cual contiene 12 cuentos cuyas “temáticas abordan aspectos relacionados con la mujer, pero también es importante decir que no siempre sus protagonistas son mujeres”, explica la autora, quien además señala que esta propuesta es feminista.

En esta obra habla de las injusticias, estereotipos, y prejuicios, de “violencias a las que se ve ven expuestas día a día las niñas y mujeres en todo el mundo”, como indica en la antesala de su libro.

Para conocerla más a fondo y que profundiza en esta nueva propuesta literaria, compartimos con ustedes su propia visión.

¿Cómo te describes, eres escritora o investigadora?

No veo la diferencia, porque ambos textos son de índole literaria. Lo distinto entre una crónica biográfica —como es el caso de mi primer libro «Marta Jara Hantke, una pluma que emerge del trueno»— y un libro de cuentos —como lo es «Suspensiva»—, implica llevar a cabo la recopilación de material, determinar con cierto grado de objetividad las narrativas de quienes conocieron a la escritora, sin embargo, también existe un relato creativo y literario sobre «otra» real. El libro de cuentos, en cambio, se basa en la historia de múltiples personajes ficticios que nacen de mi subjetividad y creatividad. Creo que un escritor o escritora puede darse el gusto de escribir de todo cuanto desee, me gusta la investigación literaria y creo que es algo que seguiré haciendo, pero también muchas veces me hacen «click» determinadas circunstancias de la vida cotidiana que no puedo plasmar, por ejemplo, en una crónica biográfica. 

¿Cuáles son los principales temas que abordas con “Suspensiva”?

Los principales temas que aborda «Suspensiva» son de género, especialmente lo que ocurre día a día con las mujeres. Tengo cuentos muy viejos, como Vía Crucis, que es de los 90 y ocurrió de verdad, cuando vivía en Concepción. Representa la crucifixión de la mujer, cosificada en cada gigantografía en los paraderos de micro y en todos lados, manoseada y golpeada. Qué no pasa en una micro, ¿no?, pero todo se percibe como normal y de tan naturalizado pasa a ser correcto. Quien mira por la ventana es un joven, narrador protagonista que prefiere no hacer nada; afortunadamente, hay héroes sin capa. En general, casi todos apuntan esto, pero también a las injusticias que se viven día a día.  

¿Por qué eliges cuentos para narrar estos aspectos de la sociedad?

Creo que el cuento es un género bien menospreciado, pero si se ha reivindicado el microcuento con una cantidad enorme de concursos, es porque hoy se está leyendo brevemente, como por retazos. Esto es el resultado de las redes sociales, no se lee la noticia completa, sino el titular y la bajada; más importante aún, se lee la foto, el video. Todo es más visual. El cuento favorece la lectura en un mundo donde lo abreviado y rápido es una impronta. Puedes dejar el libro en el velador, leer antes de dormir un cuento y terminarlo. No es necesario retomar al día siguiente y tratar de recordar de qué se trataba, como en una novela o ensayo.

¿Tu libro “Suspensiva” es de corte feminista? ¿Por qué? 

Sí, de todas formas. Lo nominé con nombre de mujer, por lo mismo. Las temáticas abordan aspectos relacionados con la mujer, pero también es importante decir que no siempre sus protagonistas son mujeres, a veces son hombres a quienes también les suceden situaciones sobre las que deben optar, como a todo el mundo, y sobre quienes también hemos impuesto un rol. Creo firmemente en la equidad, pero sin duda, somos las mujeres quienes mayoritariamente hemos estado por siglos discriminadas.

¿Qué es lo que más repruebas de la sociedad y que has mencionado en este último libro?

El naturalizar todo. Me llama la atención cómo usamos eufemismos para embellecer lo oscuro, triste y fatal. Cómo el lenguaje es usado para beneficiar a unos por sobre otros.  Sin ir más lejos “los ‘utensilios’ sobre los que van a tener que responder por Ley de control de armas”.  

Hace tiempo atrás, en el metro de Santiago, un montón de gente se puso a reclamar porque se emitió el siguiente mensaje: “Estimados pasajeros, lamentamos comunicar que el servicio estará interrumpido por 20 minutos. Persona en la vía”.  Como no vivo en esa ciudad y no tenía costumbre de este tipo de avisos, pregunté a una persona del aseo qué significaba el que alguien estuviera en la vía y me respondió lo que imaginaba, mayoritariamente gente que se lanzaba al vacío para ser atropellado. En palabras simples, suicidio. Y mientras seguía escuchando los reclamos no entendía cómo a los santiaguinos les importara más su pérdida de tiempo que la pérdida de una vida, especialmente, cuando el 2019 aumentaron considerablemente los casos. El mensaje de metro debería ser: “Estimados pasajeros, lamentamos comunicar un suicidio cometido por una persona. Por tal razón, el servicio estará interrumpido por 20 minutos”. 

¿Qué buscas provocar con “Suspensiva” en el lector?

Simplemente, reflexión y distracción. Recordar que la vida está primero, por lo tanto, deberíamos construir sociedades más empáticas y humanas. Afortunadamente, considero que una nueva generación está tratando de construir un mundo con estas características.

Romy Bernal Díaz
Periodista
Helena Ediciones

 

¿Te gustó esto? ¡Compártelo!

0 comments on “Lilian Barraza Pizarro: “El cuento favorece la lectura en un mundo donde lo abreviado y rápido es una impronta»

Comments are closed.